fbpx
RebelGym Madrid logo white
INFORMACIÓN DEL GYM

Modesto Lafuente 49, 28003 Madrid

Lunes a Domingo de 6:00 a 00:00h

912 792 988

info@rebelgym[dot]es

gimnasiomadrid Tag

¿Quiénes somos?
ANNA OLLÉ LLADÓ
Graduada en CAFE
Máster en Actividad Física y Salud
Certificada NM-L
Docente y clínica Neuromecánica Lab
JESÚS MARTÍNEZ MERCADO
Graduado en fisioterapia.
Certificado NM-L
Docente y clínico Neuromecánica Lab

¿Qué es Mapping Training System (MTS)?
Un sistema revolucionario de conseguir una mejor y más rápida recuperación post lesión y de mejorar
condiciones de dolor persistente.
Una forma muy efectiva de de prevenir lesiones e incrementar el rendimiento físico.
Un programa con un formato único y no invasivo, basado en principios puramente científicos que se
adapta total y constantemente a las necesidades de la persona.

¿Cómo funciona?
El objetivo de una sesión de MTS es valorar el estado de tu sistema neuromuscular. Mediante tests
musculares detectamos qué músculos de tu cuerpo que no se están contrayendo de una forma
adecuada, es decir, nos permite identificar qué no funciona. Con esta información, aplicamos las técnicas, herramientas y
principios más adecuados en cada caso para mejorar la fuerza y la función muscular.
Gracias a la optimización de tu sistema neuromuscular podrás llevar a cabo tus actividades diarias o tu
práctica deportiva de una manera más fluida y libre de dolor. Mejorarás tu fuerza y tu estabilidad
articular, ganarás amplitud del rango articular y notarás una mejora en tu calidad de vida.
Esto va de ciencia y ser diferente. De no perder nunca la curiosidad, de replantearnos
constantemente todo lo que hacemos y de comenzar de nuevo las veces que haga falta hasta
llevarte donde nunca hubieras imaginado.

Nuestra metodología
OBJETIVO FUNDAMENTAL:
Conocer el nivel de protección del sistema neuromuscular de los deportistas.

ANAMNESIS COGNITIVO-COMPORTAMENTAL
A nivel consciencia:
A nivel creencias:
Esto nos permite conocer tu nivel de dolor, molestias y detectar posibles y/o potenciales
amenazas (reales o percibidas) en relación al estado en el que te encuentras.

ANÁLISIS NEURO-BIOMECÁNICO DE LAS DISTINTAS ARTICULACIONES DEL CUERPO HUMANO
A nivel cinemático:
Valoración de tu amplitud de movimiento detectando qué músculos no son capaces de
contraerse adecuadamente.

A nivel cinético:
Evaluación de las capacidades contráctiles de los músculos

Activación muscular:
Observación de posibles alteraciones en el sistema nervioso como consecuencia de tu dolor,
lesión, inflamación o fatiga.

Movimiento:
Valoración del nivel de nitidez y la representación de los mapas corticales mediante
ejercicios de precisión y disociación.

OPTIMIZACIÓN DEL SISTEMA NEUROMUSCULAR
Aplicar técnicas, herramientas y principios para optimizar los déficits detectados en las dos primeras
fases. De esta forma conseguimos generar una activación neuromuscular y un posterior incremento
de la fuerza mejorando de la función muscular en su totalidad.
VALORACIÓN DE LOS RESULTADOS
En este estadio se realizan de nuevo las evaluación detalladas en las dos primeras fases para valorar
como el cuerpo asimila los estímulos aplicados. Esto nos permite trabajar con una absoluta
adaptabilidad y efectividad durante todo el proceso.

Nuestro objetivo es que cada sesión sea una suma constante de estímulos que generen seguridad, tanto a nivel mecánico como cognitivo. Así pues, se pretende conseguir una potenciación del sistema neuromuscular que permita generar cambios neuroplásticos adaptativos.

¿Alguna vez te has preguntado qué es el dolor?
“Cuando el dolor persiste y sientes que te está arruinando la vida, es difícil imaginar que pueda servir
para algo útil. Pero incluso cuando el dolor es crónico y horrible, duele porque el cerebro, de alguna
manera, ha llegado a la conclusión, normalmente de una forma inconsciente, de que estás bajo amenaza
o en peligro. La clave es descubrir por qué ha llegado a esta conclusión.”
Butler & Moseley, 2013

El dolor tiene la función de proporcionar un sistema de advertencia para proteger nuestro cuerpo de
cualquier daño. Por este motivo se trata de un mecanismo clave para nuestra supervivencia para
protegernos de estímulos y situaciones perjudiciales. Así pues, podemos entender el dolor como un
sistema de detección de amenazas.
Históricamente, el dolor ha sido visto como un proceso relativamente sencillo en el cual el daño y/o
lesión producido en los tejidos genera una experiencia dolorosa, lo que indica de una forma precisa cuál
es el estado del tejido. Sin embargo, más recientemente, y gracias al desarrollo de las técnicas de imagen
para estudiar el cerebro, se ha empezado a considerar que el dolor no proporciona una representación
precisa del estado de los tejidos, sino que está modulado por muchos otros factores. Esto incluye
creencias y experiencias previas, el estado de ánimo y las emociones, el entorno social y ambiental, el
estrés, la atención, la estimulación sensorial… Es una percepción que refleja las experiencias anteriores,
la situación actual y nuestro estado biológico actual.
Por todo esto, es muy importante tener en cuenta que el dolor es una experiencia multifactorial que
comprende tres componentes fundamentales:
Biológicos: aspectos relacionados con el daño en los tejidos y sus consecuentes alteraciones.
Psicológicos: actitudes, creencias, emociones, la capacidad de atención, las acciones relacionadas con el
dolor o la evitación del dolor, nivel de felicidad…
Sociales: situación familiar, entorno de amistades, ambiente laboral…
A medida que el dolor persiste más allá del tiempo normal de curación, los procesos neuroanatómicos y
neurofisiológicos que se producen en la experiencia del dolor pueden generar alteraciones a lo largo de
todo el sistema nervioso central. Esto significa que el dolor que experimentamos puede tener menos que
ver con el estado físico del tejido y, potencialmente, más que ver con el propio sistema de detección de
amenazas.
¿Entonces, qué puedes hacer?
Desafortunadamente, NO hay tratamientos mágicos para el dolor que funcionen para todos. Existe algo
mejor: la oportunidad de creer en un pensamiento diferente. Tu sistema te ha llevado a esta situación
dolorosa. Pero es tu mismo sistema el que puede conseguir que salgas de este estado de dolor.
Cuanto más trabajes los mecanismos que contribuyen a incrementar tu dolor, mejor te vas a sentir. Al
igual que tus músculos, tu sistema puede adaptarse y mejorar su capacidad de protección.
Por un lado, debes buscar un tratamiento que te permita identificar, corregir y entrenar TUS
posibles desequilibrios musculares, lo que te permitirá optimizar TU función muscular, acelerar tu
recuperación, moverte mejor, erradicar o disminuir tu dolor y rendir de un modo distinto.

Por el otro, busca qué es lo que mejora tus sensaciones de dolor y de rigidez. Tu cuerpo está diseñado
para ser fuerte, y a pesar de tu dolor, debes de confiar en él y en sus capacidades. Por eso, no debes de
dejar de hacer lo que te gusta. Nunca. Es importante.

10 CONCEPTOS CLAVE SOBRE EL DOLOR
1. EL DOLOR ES UN MECANISMO DE PROTECCIÓN
2. EL DOLOR ES NORMAL, PERSONAL Y REAL
3. APRENDER SOBRE EL DOLOR PUEDE AYUDARTE A MEJORAR TU SITUACIÓN Y LA DEL
RESTO DE LA SOCIEDAD
4. EL DOLOR Y EL DAÑO EN LOS TEJIDOS TIENEN POCA RELACIÓN
5. TENEMOS SENSORES DE AMENAZA, NO DE DOLOR
6. EL DOLOR SE BASA EN EL CONTEXTO
7. EL DOLOR DEPENDE DEL EQUILIBRIO ENTRE LA SEGURIDAD Y LA AMENAZA
8. EL DOLOR IMPLICA UNA ACTIVIDAD CEREBRAL DISTRIBUIDA
9. SOMOS BIOPLÁSTICOS: SIEMPRE PODEMOS MEJORAR
10. LAS ESTRATEGIAS DE TRATAMIENTO ACTIVO SON LAS QUE PROMUEVEN LA
RECUPERACIÓN

Contacto:
sesiones@neuromecanica.com
656669531 / 615865326

Tener una musculatura abdominal fuerte es indispensable a la hora de realizar cualquier
trabajo de fuerza e incluso en el día a día. Ya que esta musculatura es la encargada
principalmente de, junto con el resto de músculos del Core, estabilizar la columna
vertebral previniendo lesiones en esta estructura y transmitir fuerzas a las extremidades
inferiores y superiores haciendo de nexo entre ellas.
Una vez conocida su principal función hay que pasar a la acción y para ello la plancha
abdominal es un ejercicio que cumple perfectamente con el objetivo de estabilizar la
columna vertebral, ya que es un ejercicio isométrico en el que no existe movimiento y se
puede progresar hasta variantes en las que las extremidades tanto superiores como
inferiores se encarguen de transmitir fuerzas. Pero para ello se ha de empezar por la base
y realizar una plancha abdominal de la forma mas correcta para que a partir de ahí se
pueda progresar.
Para comenzar hay que saber que la plancha es un ejercicio que se realiza en decúbito
prono, es decir, tumbado boca abajo con cuatro puntos de apoyo en el suelo: los dos pies
a la anchura de las caderas aproximadamente y los dos codos, que caen debajo de los
hombros, junto con los antebrazos. El resto del cuerpo, se mantiene activo y en «bloque ́ ́
formando un solo plano, sostenido sobre estos apoyos.
Partiendo de esta base, ¿Cómo puedo mejorar la plancha abdominal?

1. Busca acercar los puntos de apoyo

Como ya se ha comentado, este es un ejercicio isométrico, en el que no hay movimiento.
Pero si buscas esta acción de acercar los codos a los pies y viceversa, conseguirás una
mayor activación de la musculatura tanto del tren inferior como superior para así implicar
mas grupos musculares en un mismo ejercicio.

2. Realiza una protracción y depresión escapular

Ahora busca centrarte únicamente en el apoyo de los codos y antebrazos. Apóyate sobre
los codos y empuja fuertemente contra el suelo creciendo tu columna dorsal hacia arriba
y separando las escapulas por la zona posterior. A la misma vez hay que buscar rotar a
externo los hombros separándolos de las orejas para conseguir llevar las escapulas hacia
abajo. Con esta acción se produce una mayor activación del serrato anterior entre otros
músculos como estabilizadores de la escapula.
3. Aumenta la activación del glúteo y abdomen mediante una leve retrováscula pélvica.

Una vez te has colocado en la posición de plancha abdominal debes formar con tu cuerpo
un plano del cual la cadera no puede sobresalir. Para ello debes realizar una fuerte
contracción glútea metiendo la cadera hacia dentro y, también, contraer los abdominales
para mantener la cavidad abdominal «cerrada ́ ́.

4. Mantén tu foco atencional en la musculatura abdominal

En múltiples estudios ha quedado demostrado que si mantenemos un foco interno en
nuestra musculatura abdominal mientras realizamos el ejercicio, esta llega a activarse en
mayor medida. Por lo que realizando esta estrategia podrás llegar a fortalecerla más.

5. No siempre más es mejor, hay que dar prioridad a la calidad antes que a la
cantidad

A la hora de ponerse en acción y realizar el ejercicio no hay que colocarse de cualquier
forma tratando de aguantar el máximo tiempo posible. Al contrario, hay que colocarse
como ya se ha descrito previamente, manteniendo la postura entre 10 – 20 segundos con
la máxima activación de la musculatura implicada y relajarse 5 segundos para volver a
repetir.

6. Mantener una respiración fluida

Al ser un ejercicio en el que no existe movimiento se puede tender a realizar una
maniobra de Valsalva que consiste en mantener la respiración durante la realización del
ejercicio. Esta maniobra hay que evitarla y mantener una respiración fluida durante todo
momento para que la musculatura implicada este continuamente oxigenada.

A todo lo dicho, hay que añadir que si se quiere fortalecer los músculos abdominales
como cualquier otra musculatura debes añadir una variedad de estímulos en tus
entrenamientos. Se empezó hablando que los abdominales es una musculatura
estabilizadora de la columna vertebral, por lo que se activa en mayor o menor medida
en el día a día y en cualquier ejercicio de vuestro entrenamiento. En el articulo hemos
descrito la forma optima de realizar una plancha abdominal, que como ya sabéis es un
ejercicio isométrico. Para completar nuestra rutina de abdominales debemos añadir
otros ejercicios que activen los abdominales en mayor o menor medida en concéntrico
o en excéntrico, o incluso que cumplan otras funciones como la de rotación.
La forma optima de incluir estos ejercicios en tus entrenamientos es a la hora del
calentamiento para realizar una preactivación de la musculatura y prepararla de la
forma mas adecuada para la sesión posterior. Si lo haces de este modo recuerda que es
una preactivación y no un entrenamiento por si mismo, ya que si fatigas la musculatura
abdominal no estará en las mejores condiciones para realizar el entrenamiento
planificado.

Por ultimo, aclarar que la musculatura abdominal, al igual que cualquier otra, se puede
hipertrofiar (aumentar su volumen). Pero si de verdad buscas marcar estos músculos y
si se te note el «six-pack ́ ́, el principal objetivo que debes proponerte es reducir el
porcentaje graso. Esto puede conseguirse principalmente mediante un aumento del
gasto metabólico, esto lo puedes conseguir aumentando tu actividad física diaria; una
menor ingesta calórica, para este aspecto es importante una buena nutrición; o la
combinación de ambas estrategias.
Autor:
Francisco Barrera
Entrenador personal y Coach grupos reducidos